100,000 Soldados Trabuc: Una rareza geológica no vista en ninguna otra parte del mundo.

Spread the love

Cuando se trata de fenómenos geológicos inexplicables, ninguno lo hace como las cuevas de Trabuc.

En este artículo descubrirás:

1) ¿Por qué el autor y sus colegas de IFLScience tienen una debilidad por las cuevas?
2) ¿Qué cuevas son especialmente destacadas en la región de Cévennes?
3) ¿Cuándo comenzó la exploración de las cuevas de Trabuc?
4) ¿Cuál es la historia del uso humano de estas cuevas?
5) ¿Qué fenómeno en las cuevas de Trabuc sigue siendo inexplicado y cómo se llama?
6) ¿De qué materiales se compone la formación mineral «100,000 Soldados»?
7) ¿Cómo se forman las estalagmitas y estalactitas en las cuevas?

Mis colegas de IFLScience y yo tenemos una especial predilección por las cuevas, especialmente aquellas que son profundas, azules y aterradoras. Nuestra constante curiosidad nos lleva a admirar las atracciones más inusuales que nuestro planeta tiene para ofrecer, y entre estas anomalías geológicas, las cuevas de Trabuc en el sur de Francia son particularmente notables.

Ubicadas en Mialet, Francia, estas cuevas constituyen la red más grande de corredores subterráneos en la región de Cévennes. Exploradas desde 1823, han sido mapeadas con una longitud de casi 10 kilómetros (6 millas), aunque los expertos en espeleología creen que su extensión real es dos o tres veces mayor, según lo indicado por Atlas Obscura.

Las cuevas de Trabuc tienen una fascinante historia de utilización humana. Han servido como refugio para varios grupos a lo largo de los periodos prehistórico e histórico, incluidos los camisardos durante la Reforma y, posteriormente, los «Trabucaïres» o bandidos de carretera, de quienes las cuevas toman su nombre. Sin embargo, son principalmente conocidas por un intrigante y aún inexplicado fenómeno conocido como los «100,000 Soldados».

Cuando comenzó la exploración en serio en 1945, los espeleólogos quedaron perplejos ante la vista de lo que parecían ser miles de pequeños soldados de pie en posición de atención en el suelo de la cueva, de ahí el nombre. Estas formaciones minerales únicas no se han encontrado en ningún otro lugar del planeta. Con solo unos centímetros de altura, estas misteriosas concreciones consisten en un 95 por ciento de calcio y un 5 por ciento de arcilla. Aparentemente formadas bajo el agua, tienen estructuras superpuestas en forma de disco, posiblemente como resultado de fluctuaciones en los niveles de agua.

Además de estas observaciones, se sabe muy poco sobre su origen. En contraste, formaciones de cuevas más familiares como estalagmitas y estalactitas ocurren en pares, siendo las primeras las que se forman en el suelo y las segundas las que cuelgan del techo. Se crean cuando el agua pasa sobre piedra caliza y gotea gradualmente, formando depósitos similares a estalactitas. Sin embargo, los «100,000 Soldados» carecen de la presencia de una pareja correspondiente colgando sobre ellos, descartando este mecanismo de formación.

A lo largo de los años se han propuesto varias hipótesis, desde la actividad bacteriana hasta fuerzas electrostáticas, pero ninguna ha logrado ofrecer una explicación completa para este enigma. Así, los secretos de las cuevas de Trabuc y sus «100,000 Soldados» inexplicados permanecen intactos.

Además de los misteriosos «soldados», la red de cuevas de Trabuc también muestra una variedad de minerales coloridos, cascadas y pozas. Crédito de la imagen: Havang(nl) a través de Wikimedia Commons (Dominio público).

Deja un comentario